Según un estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid y Asedas (Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados), el 50% de los españoles adquieren ya algunos alimentos online.

Pese a que en los datos reflejados, se expone que no representa la totalidad de la compra de estos productos más que para un 2% de usuarios, sí que es un dato importante a nivel comercial, sectorial en alimentación y, también, para el marketing digital.

El alimento en campañas de marketing

En primer lugar, el hecho de que los alimentos se vinculen al comercio electrónico es toda una novedad. Hasta el momento conceptos como “fresco”, “del día”, “maduro” o “con todas las propiedades”, eran rechazados entre campañas digitales dado que afectan a la temporalidad de un producto alimenticio, algo que en Internet no es precisamente una ventaja.

Sin embargo, el interés creciente de los usuarios españoles por adquirir alimentos que puedan caducar rápidamente, expone que también es posible promocionar productos de menor temporalidad y abre el abanico a múltiples nuevas posibilidades.

El marketing sobre comercio electrónico

Durante años estamos viendo cómo el comercio electrónico consigue récords que supera constantemente, sobre todo en la campaña navideña. Sin embargo, moda y tecnología abanderaban casi todos los titulares y la alimentación prácticamente no estaba nada presente.

En realidad, cuando se relacionaba alimentación con comercio electrónico era para referirse a campañas pioneras en las que se intentaba saber hasta dónde alcanza el grado de interés por consumir productos online y si es posible abrir nuevos mercados.

Con los datos publicados recientemente, se confirma que la confianza de los usuarios españoles en el comercio electrónico es tan alta que compran hasta productos alimentarios.

Esto significa que podemos atrevernos con publicitar casi cualquier producto para su venta online, porque la sociedad española y las nuevas tecnologías se han desarrollado tanto, que ahora mismo el comercio electrónico no representa ningún obstáculo, sino más bien una oportunidad.

En consecuencia, podemos asegurar que se abre el abanico a nuevos productos y servicios, que hasta ahora, por temporalidad de los mismos o por no haberse intentado antes, no se habían atrevido a estar presentes en campañas de marketing relacionadas con el comercio electrónico.

Por descontado, la alimentación si ya ha entrado en la dinámica de venta online, es previsible que comience a cobrar protagonismo tal y como la importancia del sector se merece. Pero también veremos en los próximos meses la participación de productos que, hasta el momento, se alejaban de su promoción de venta por Internet.