La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) ha zanjado hoy una cuestión todavía no definida dentro de la normativa publicitaria en entornos digitales, la relativa a la publicidad online de bebidas alcohólicas.

Un producto que tiene vetada su presencia en otros entornos publicitarios, no recibía una regulación clara sobre sus posibilidades en Internet, lo que había suscitado dudas sobre sí podía o no emitirse contenido promocional y la respuesta definitiva ha sido que no.

Las bebidas alcohólicas de una graduación superior a los 20 grados, no podrán disponer de anuncios promocionales en apps, plataformas digitales y de PC. Esto afecta directamente a plataformas como YouTube y Netflix, independientemente del entorno donde se reproduzcan, ya sea televisión mediante Smart TV, ordenadores, dispositivos portátiles como tablets o incluso smartphones.

La protección de los más jóvenes

Aunque comercialmente suponga un duro revés tanto para los responsables de estas marcas como para las plataformas donde podían anunciarse, la CNMC ha advertido del grave peligro que estos anuncios estaban causando entre los más jóvenes.

Dado que el consumo de los dispositivos móviles y de estas plataformas, como también de las apps vinculadas, está mayoritariamente protagonizado por usuarios jóvenes para los que no hay un claro límite de acceso, la presencia de estos anuncios podría causar una incitación inapropiada para ellos.

Promociones alternativas para estas marcas

Muchas de estas marcas eligen la estrategia de promociones alternativas, esto es, el lanzamiento de productos complementarios, como bebidas no alcohólicas, que permiten su mezcla con las primeras igual que cualquier otro refresco.

En estos casos la estrategia debe focalizar toda la inversión promocional en estos entornos hacia los productos complementarios, que posteriormente podrán motivar mediante estrategias comerciales su combinación con otro tipo de bebidas.

Por lo que respecta a las bebidas alcohólicas de más de 20 grados, deben aprovechar otros entornos y otras fórmulas para promocionarse. En las redes sociales, por ejemplo, las actividades, concursos y promociones son mejor aceptadas que un anuncio explícito.

Por descontado, en el marketing de este sector las acciones publicitarias in situ y de manera presencial tienen una mayor aceptación que en otros productos. Simplemente consiste en potenciar el factor comercial por encima del promocional, en base a profesionales que se encarguen de publicitar el producto en los sitios donde más se fomenta su consumo como pubs, locales o discotecas.