El siglo XXI ha provocado una evolución importante en los entornos sociales, hasta por descontado en el marketing. Se trata de un fenómeno de concienciación global, por la que todas las personas (o la mayoría), presentan una preocupación hacia sí mismas y su entorno.

La publicidad no ha pasado por alto esta evolución de la concienciación social y, en relación a ello, ha derivado en lo que se conoce como el marketing concienciado.

Si bien no todas las empresas pueden aprovecharlo, una gran mayoría de ellas puede hacer uso de una o incluso de varias de sus modalidades.

Marketing saludable

Una de las más rentables y que sigue creciendo imparable es la modalidad correspondiente al marketing saludable.

La venta de productos, tanto medicinales como de alimentación, que tengan el potencial de mejorar la salud del cliente, son muy rentables pese a que su coste cada vez está en alza.

La razón del interés creciente por estos productos reside en la preocupación personal por la salud y el bienestar físico, que también se puede identificar en una mayor práctica del deporte, tanto en centros especializados como al aire libre.

Marketing verde

La sostenibilidad y la eficiencia energética son dos conceptos muy utilizados en toda industria, pero también en el marketing.

Prueba de ello lo representan el turismo verde, los alimentos derivados de animales criados con respeto ecológico o, por descontado, los productos que cuentan con materiales o procesos reciclados.

De hecho, el marketing verde está siendo mucho más acogido por las compañías, ya que puede afectar a prácticamente cualquier línea de negocio y producto.

Marketing solidario

No es algo innovador, pero sí que ha cobrado impulso en el siglo XXI. El marketing solidario consiste en acciones promocionales que tienen dos principales efectos.

Por un lado, el beneficio de personas desfavorecidas por cualquier condición física, social o económica.

Por otro lado, el branding de la empresa, que refuerza la marca tanto entre quienes la conocen como entre quienes la descubren por primera vez.

Marketing de igualdad

En los últimos años la lucha por la igualdad social se ha incrementado considerablemente. Esto tampoco ha pasado desapercibido entre las empresas.

Sin embargo, hay que reconocer que muchas compañías no han sabido rentabilizarlo bien, provocando con ello una crisis de reputación online.

El marketing de igualdad se puede basar en muchas variantes. Puede promocionar la igualdad en la propia empresa, promover productos de igual utilidad para hombres como para mujer o también crear iniciativas que demuestren la defensa de la compañía por la búsqueda de esa igualdad.