Las redes sociales se han convertido en un entorno digital imprescindible en cualquier estrategia de marketing, para cualquier sector comercial y aplicable a cualquier empresa del mundo.

Una de las estrategias con las que obtener mayor visibilidad (entre otras ventajas) es el seguimiento de otros perfiles en una red social. Cuando iniciamos esta estrategia, nos encontramos con un dilema de forma inevitable. La competencia aparece en la red social, ¿deberíamos seguirla?

Beneficios de seguir a la competencia

Seguir a la competencia en redes sociales transmite varios conceptos desde el perfil del que se hace. Algunos de estos conceptos son compañerismo, humildad, honestidad… Es muy recomendable seguir a la competencia, dado que refleja una afinidad solo por el hecho de compartir sector, independientemente de la rivalidad comercial existente.

Otro beneficio consecuente es que puedes encontrar perfiles interesantes para seguir, con los que obtener un mayor seguimiento y, por tanto, más visibilidad. Tanto para los perfiles recién creados como para los que llevan un tiempo, puede ser una acción muy rentable, con solo dedicar un poco de tiempo a ver a quién sigue la competencia.

Por descontado, también podemos identificar sus propias estrategias de publicación, con las que adaptar nuestros servicios y productos, en el caso de que consideremos que podemos tener la rentabilidad deseada.

Por último, debemos identificar también a la competencia amistosa, aquellas empresas y profesionales que nos transmiten más compañerismo que rivalidad. Las sinergias entre ellos y nosotros, reflejarán un perfil corporativo en redes sociales abierto y amistoso, que servirá para reforzar la reputación online que queremos reflejar.

Cómo seguir a la competencia en redes sociales

A la hora de seguir a la competencia en redes sociales, como sucede con cualquier estrategia de marketing, no podemos realizarlo de una manera casual, sino que debemos realizar un proceso lógico y trabajado, con el que obtener máxima rentabilidad.

El primer paso es seguir a los grandes del sector. Si fuéramos una startup tecnológica Facebook, Google o Amazon deberían ser los primeros perfiles que seguir en redes sociales. Son la referencia del sector y obviamente deben ser prioritarios en nuestra estrategia.

En segundo lugar debemos buscar los perfiles más afines, aquellos que son compañeros profesionales o que, por relaciones comerciales previas, están vinculados a nuestra actividad profesional.

En tercer lugar debemos seguir a la competencia conocida. Aunque sean rivales directos ya hemos explicado los beneficios de mantener un seguimiento con ellos.

Finalmente, podemos buscar empresas, profesionales y clientes potenciales dentro de la red social, tanto mirando los perfiles que ya sigue la competencia, como realizando búsquedas optimizadas.