En Internet, para muchos medios de comunicación, blogs y demás sitios informativos, uno de los objetivos (sino el más importante), puede ser el de conseguir el mayor número de visitas posibles.

Con la alta competencia existente en prácticamente cualquier mercado, el posicionamiento SEO no solo es imprescindible, sino que a veces resulta hasta insuficiente. Es así cómo ha surgido el clickbait y su aprovechamiento por parte de todos los sitios.

En qué consiste el clickbait

El clickbait es el gancho por contenido que incentiva de la mejor forma posible la visita del usuario. Es como un “cebo”, con el que queremos llamar la atención de los usuarios, para obtener de ellos su preciada visita.

No solo se trata de un titular acertado, relacionado con la búsqueda del usuario, sino que debe contener también un atractivo adicional, con el que motivar esa visita. Es como aportarle todos los elementos necesarios, para que pueda ser viral, aunque todavía no lo sea.

Desventajas del clickbait

El clickbait tiene como sana consecuencia la visita del usuario. Sin embargo, para muchos medios todo vale para el clickbait. La consecuencia es la creación de titulares falsos, basados en rumores o demasiado morbosos, solo por conseguir la visita.

El clickbait afecta inevitablemente la calidad del contenido de una página web, por lo que puede generar entre sus consecuencias negativas, un descenso de la credibilidad del sitio. Algunos medios, de hecho, incluso asumen este pago por la visita, prefiriendo el amarillismo a la información oficial y veraz.

Otra consecuencia es el rebote. Un clickbait hacia una noticia que no es cierta, puede generar que el usuario vuelva atrás en su búsqueda, afectando paradójicamente al posicionamiento SEO del site. Buscando conseguir más visitas y mejores posiciones, se consigue justamente lo contrario.

Para paliar esta desventaja, muchos medios intentan retener a los usuarios con información extendida, durante largos textos que al final no dicen nada nuevo más allá de lo que se muestra en el titular.

Esta práctica, si bien evita el rebote, genera una desconfianza del usuario, que puede derivar en el rechazo futuro a visitar ese mismo medio. Por tanto, a largo plazo, supondrá también la pérdida de visitas.

Cómo aprovechar el clickbait

El clickbait no cambia las reglas del juego. Los creadores de contenido y los expertos en SEO, deben encontrar el equilibrio entre atractivo, posicionable e informativo. Solo de esta manera se podrá conseguir un buen posicionamiento SEO, un titular que llame la atención y, de paso, informar de forma correcta sobre un hecho que lo merezca.