La dinamización de contenido en redes sociales es una estrategia completamente asentada hoy en día. Es normal contar con perfiles en diferentes redes sociales, con el fin (entre otros) de que nuestro mensaje llegue al mayor número de usuarios posibles.

La rentabilización del contenido nos motiva a que estos mensajes se realicen y publiquen lo más rápido posible. Esto nos hace optar en muchas ocasiones por la difusión de los mismos mensajes al mismo tiempo en esas redes sociales.

Pero esta estrategia, si bien es cierto que ahorra tiempo, es completamente errónea. En este artículo te explicamos por qué.

Una jerga para cada red social

Cada red social tiene un lenguaje o jerga diferente. Es imposible acertarlo y aprovecharlo si utilizamos el mismo mensaje en todos nuestros perfiles.

Si no lo hacemos, perdemos un gran potencial promocional. Podríamos no aprovechar hashtags, dejar tendencias de lado, incluso no mencionar otros perfiles interesantes ¡o incluso del mismo grupo empresarial!

De hecho, hasta los emojis cambian en cada red social. Ese elemento divertido y simpático que nos permite decorar nuestros mensajes, puede tener unos dibujos más o menos acertados en función de la red social que escojamos.

Un contenido puede tener diferente impacto en cada red social

Además de tener en cuenta el lenguaje, hay que medir el posible impacto de determinado contenido en cada red social. Es posible que lo que funciona para una, en otra suponga una ausencia total de interacciones.

Con el tiempo identificaremos mejor a nuestros usuarios en cada red social y sabremos qué contenido es el que nos ofrece mayores beneficios. También descubriremos que no siempre será el mismo y que, por tanto, a veces habrá que diferenciar qué publicar en cada red social.

Beneficios exclusivos por red social

Si publicamos lo mismo en cada perfil de redes sociales, ¿por qué nos van a seguir en todos? Los usuarios se limitarán a seguirnos en la red social que más utilicen y dejarán en el resto solo a aquellas que les ofrezcan un contenido realmente exclusivo.

Debemos evitar esta situación, publicando en ocasiones contenido único en cada red social. De esta forma, identificarán un beneficio importante si nos siguen en cada uno de los perfiles que tengamos abiertos.

Incluso algunas empresas vuelcan su contenido exclusivo a costa del website oficial. De esta forma, incluso las publicaciones sociales podrían ser potencialmente más atractivas, que la web empresarial, motivando con ello un mayo seguimiento de usuarios.