El newsletter es actualmente una de las herramientas de marketing más efectivas que existe. Al contrario de lo que sucedía hace años, este tipo de contenido digital consigue seducir con mayor efectividad a los usuarios, pero es necesario contar con un buen enfoque promocional.

Newsletter de ofertas

El newsletter más socorrido es el que promociona ofertas puntuales, normalmente ligadas a productos específicos de una tienda online o física. En este ámbito, podemos encontrar newsletter semanales, mensuales o puntuales, en función de la disponibilidad de los productos en cada ocasión y la estrategia que se identifique más oportuna para su venta.

Para la promoción de ofertas, la mejor estrategia es la exposición directa del producto. Si el precio es suficientemente atractivo, puede ser recomendable indicarlo, mientras que si se trata de un descuento no demasiado promocional, podemos incentivar el clic, para que el usuario pueda descubrir por sí mismo si la oferta es suficientemente atractiva.

Newsletter de servicio

En el caso de ofrecer un servicio concreto, muchas empresas escogen un newsletter para darlo a conocer entre sus clientes. La diferencia en esta ocasión es que los usuarios pueden escoger disfrutarlo en cualquier momento, por lo que más que en el envío, donde la empresa debe dedicar suficientes recursos es en la disponibilidad inmediata de ese servicio.

Hay que tener en cuenta también que un servicio puede ser aprovechado en todo momento. Si no está ligado a ninguna promoción, lo lógico es enviarlo cuando se confía en tener mayores oportunidades de obtenerlo, así como de venderlo. Por ese motivo, para servicios no hay delimitado un rango de envío de newsletter tan definido como sucede con ofertas y promociones.

Newsletter temático de productos

En ocasiones, también es destacable el envío de un newsletter de producto. En estos casos se identifica la utilidad de un producto en concreto y se intenta perseguir la máxima rentabilidad posible, consiguiendo ser presentado a los usuarios con mayores opciones de compra.

En lo que respecta a productos de temporada, está clara la estrategia. Sin embargo, la incógnita llega sobre productos interesantes para el público en cualquier momento del año. En estos casos es aconsejable la configuración de un newsletter temático, que por enfoque o fines comerciales, incluya el tipo de producto que se quiere comercializar.

El newsletter temático puede agrupar productos similares y presentar al usuario distintas opciones de compra, para que escoja el que mejor se ajuste a sus preferencias, siempre partiendo de información que confirme que están interesados sobre estos elementos.