Llega la temporada de verano. Para muchas empresas significa un cambio considerable en su actividad comercial, tanto a la baja como en alza.

Pero lo cierto es que en marketing también supone un reto importante, sobre todo en una de las líneas más interactivas con los usuarios, las redes sociales.

Ante los meses veraniegos, se plantea qué estrategia de marketing hay que realizar en el mantenimiento de las redes sociales. Te las explicamos en este artículo.

Mantenimiento adaptado a la temporada estival

Si la empresa va a permanecer con su actividad constante, debemos también mantener la afinidad de nuestros seguidores, mediante publicaciones que estén relacionadas con esta temporada estival.

Debemos pensar que la mayoría de usuarios estarán de vacaciones o incluso puede que de viaje. Debemos intentar relacionar el beneficio del uso de nuestros productos y servicios con estas situaciones, incentivando como mínimo que el mensaje sea compartido hacia sus contactos.

Cuando verano es la temporada alta

Algunas páginas y perfiles, como las de festivales de música, hoteles y aerolíneas, tienen en verano su temporada alta.

En estos casos se recomienda incrementar el número de publicaciones y resolver cuanto antes cualquier duda, consulta, queja o comentario negativo, dado que pueden repercutir con mayor importancia en la contratación o compra de otros clientes.

Lo ideal es haber trazado un plan de social media estival, para que esta temporada todo vaya fluido, aunque con capacidad para adaptarse al cambio y a cualquier imprevisto.

Marketing de empresas que cierran en verano

El cartel de «cerrado» podemos colgarlo en una empresa física, pero no en el mundo online. La página o el perfil en redes sociales seguirá siendo visitado y, además, podemos recibir consultas o incluso sufrir crisis de reputación durante esta época.

Por ese motivo, debemos mantener un mantenimiento constante de las redes sociales en dos sentidos. Por un lado mediante la publicación de contenido esporádico, que recuerde a los usuarios nuestros productos y servicios, así como el hecho de que próximamente volveremos a estar disponibles.

Por otro lado, tenemos que poder atender a cualquier usuario de la forma más rápida posible, para evitar precisamente que ignorar o no contestar un mensaje o una pregunta, se convierta en una crisis de reputación online.

De forma complementaria, verano no supone un descanso en marketing. En la mayoría de casos septiembre es una reanudación de la actividad empresarial, que deberemos exponer públicamente en redes sociales. Esto obliga a desarrollar durante los meses de verano, una estrategia promocional que nos ayude a impulsarnos en una nueva temporada, desde el mismo término de las vacaciones.