Los eSports están cada vez en más titulares. Esto es un hecho no solo para las empresas que se dedican a ello profesionalmente, sino también para las empresas que quieran aprovechar todas sus oportunidades promocionales.

Qué son los eSports

Para quien no lo tenga claro, debe saber que los eSports se corresponden con los deportes electrónicos a nivel profesional. Equipos de jugadores compiten a nivel internacional en diferentes géneros de juegos, para no solo conquistar títulos o ganar puntos en una competición global, sino también para entretenimiento de millones de aficionados de todo el mundo, así como también para ganar suculentos premios.

Potencial promocional de los eSports

Los eSports tienen actualmente mucho potencial. Se considera que la afición mundial podría llegar a los 5 millones en términos de audiencia y los ingresos pueden ser de unos 2.400 millones de dólares.

Proporcionalmente esto supone disponer de muchas opciones de invertir publicitariamente en estos equipos, estos deportes o competiciones concretas. Las posibilidades son múltiples, cada vez en mayor cantidad y la inversión de patrocinadores y organizaciones es superior año tras año.

Oportunidades de marketing en eSports

La pregunta que ahora hacen todas las empresas de marketing es ¿qué oportunidades ofrecen los eSports? Prácticamente hablamos de un potencial creciente de oportunidades, pues el mercado todavía no ha sido explotado en su totalidad y ya ofrece importantes beneficios a todos los inversores.

La estrategia más básica es la del patrocinio. Con la imagen de marca presente en todo momento durante una competición, en accesorios de los jugadores y en su propia trayectoria, la inversión consigue beneficios cuanto más aparezca en pantalla. Los logros son equivalentes al impacto promocional que se consigue. Además, el patrocinio de un equipo de eSports todavía está a un nivel en el que la relación de inversión y beneficio es considerablemente más rentable de lo que será en futuros años.

Otra estrategia más ambiciosa es la organización o apadrinamiento de toda una competición. De nuevo aquí encontramos un terreno fértil. Los torneos de eSports todavía son escasos en el calendario anual y hay muchas oportunidades para que se organicen muchos más, si algunas empresas están interesadas en realizar la inversión.

En fútbol tenemos proporcionalmente un ejemplo muy claro con entidades como BBVA o Banco Santander apadrinando la Liga de Fútbol española. En eSports la relación de beneficio es mucho menor, pero también la inversión, por lo que es una clara oportunidad para grandes compañías que confíen en la rentabilidad de este deporte.