Una de las mejores formas de “sacar pecho” para una empresa es a través del tipo de clientes que tiene o de los proyectos y trabajos que ha realizado con ellos.

Como es lógico, en una página web es sencillo dedicar toda una sección a este apartado. De hecho, es importantísimo hacerlo, con el fin de mostrar tanto la actualización constante de trabajos de la empresa, como también su currículum profesional.

Sin embargo, el mejor entorno donde podemos dinamizar este contenido lo representan las redes sociales. En este artículo te explicamos cómo y cuándo realizar esta dinamización, con el fin de que los proyectos o trabajos expriman al máximo su potencial promocional.

Proyectos profesionales en redes sociales

Los proyectos constituyen el mejor ejemplo de nuestro trabajo. Por eso es lógico que queramos potenciarlos en todo lo posible, con el fin de dar a conocer tanto nuestra empresa como nuestra marca.

Para ello, recomendamos obviamente la publicación del enlace de la web, donde especificamos en detalle todo lo que queremos destacar de su desarrollo.

Como complemento, un pequeño texto introductorio, va a servir a los usuarios para entender mejor en qué consiste dicho proyecto y por qué ha resultado importante para nosotros.

Sin embargo, el principal elemento promocional de estas publicaciones lo representan las fotografías del proyecto que hemos desarrollado.

Estas fotografías recomendamos que recorran todo el proceso de trabajo realizado, desde el inicio hasta su entrega final. Gracias a ello los potenciales clientes pueden hacerse una idea de los posibles servicios que pueden contratar en la compañía.

Cómo y cuándo dinamizar trabajos en redes sociales

La frecuencia de actualización de estos trabajos va a depender del ritmo de desarrollo de cada empresa. No obstante y de forma general, es bastante común afrontar estos trabajos una vez a la semana o al mes. Una vez terminados, deberíamos mantener este ritmo de dinamización.

En caso de que sea imposible mantenerlo, por las cuestiones quesea, recomendamos igualmente la publicación de contenido en la misma frecuencia temporal. Ya sea con nuevas fotografías, actualización de contenido o énfasis en la marca, es posible dinamizar proyectos anteriores con novedades que pueden ser de utilidad a los usuarios.

De esta forma, no necesitamos crear nuevos proyectos para seguir posicionándonos en Internet. Pero sí es necesario mantener un ritmo de actualización en las publicaciones de redes sociales que al menos incentive también a los usuarios a conocer mejor cualquier proyecto que llevemos a cabo.