Fernando Rodríguez Acosta Márquez nos cuenta cómo funciona la “red de Business Angels”

El inversor Fernando Rodríguez Acosta está enmarcado dentro de la tipología de business angels. Como impulsor de startups de reciente creación, conoce perfectamente los riesgos que ofrece este trabajo, así como también los condicionantes a los que muchas empresas se ven avocadas por la financiación obtenida.

Ante una situación que puede ser, como mínimo, confusa para quienes no tengan experiencia en el sector, el inversor reconoce las ventajas que la denominada “red de Business Angels” puede ofrecer a ambas partes.

Ventajas y riesgos de las "redes de Business Angels", según Fernando Rodriguez Acosta
Fernando Rodríguez Acosta explica qué es una “red de Business Angels”

En la mayoría de ocasiones, el encuentro entre los responsables de una empresa o de una idea de negocio y los posibles inversores se realiza en las denominadas rondas de inversión. La dificultad de acceder a ellas y la fácil posibilidad de salir sin ningún importe que impulse el negocio, motiva a muchos empresarios a aceptar la primera propuesta, sin querer arriesgarse a quedarse sin financiación.

Para los inversores tampoco es una dinámica fácil de afrontar. Fernando Rodríguez Acosta Márquez explica que algunas rondas de inversión carecen de filtros de aceptación por lo que se presentan innumerables propuestas, sin una garantía clara de rentabilidad.

Una “red de Business Angels” surge precisamente para paliar estos problemas. Está motivada en muchos casos por las denominadas aceleradoras de empresas. Estas organizaciones o instituciones ayudan a que una idea de negocio se desarrolle y consiga obtener sus primeros resultados de rentabilidad, con una amplia proyección económica a medio y largo plazo.

Las aceleradoras conectan a estas empresas de reciente creación con inversores potencialmente interesados bajo la figura de business angels. De esta forma, se realiza un proceso de filtrado para ambas partes que ahorra muchos inconvenientes y, sobre todo, permite fomentar la relación entre las dos con una mutua confianza y garantía de rentabilidad potencial.

Este filtro, según indica Fernando Rodríguez Acosta, es la mayor ventaja de una “red de Business Angels”, porque parece mitigar el riesgo en la inversión y, además, trae ventajas también para las propias empresas.

En la actualidad, la Asociación Española de Business Angels (AEBAN) es una de las instituciones mejor representativas de esta situación. En ella se integran más de 40 redes distribuidas en 13 Comunidades Autónomas. Aproximadamente 2.000 inversores forman parte de estas redes, que confían en el filtro de acceso de los inversores interesados, para que las propuestas que les lleguen presenten la máxima garantía posible.

Cómo funciona una “red de Business Angels”

Hay importantes diferencias entre el funcionamiento de una “red de Business Angels” y otro tipo de entornos en los que buscar una inversión. La red es una mera plataforma de conexión entre ambas partes, sin tomar partido en ninguna negociación.

Para motivar esta conexión, Fernando Rodríguez Acosta destaca que es bastante común organizar eventos de networking entre empresarios e inversores, para así ofrecer un espacio cómodo y adecuado en el que poder conocerse y motivar una posible relación comercial.

Una diferencia notable en este método de encontrar financiación es que no se delimita un único inversor para cada empresa. Las financiaciones pueden ser múltiples, con lo que el riesgo para los inversores es menor y las empresas tienen mucha mayor facilidad de conseguir el impulso económico que necesitan.

fernando rodriguez acosta marquez explica el funacionamiento de las redes de business angels
Fernando Rodríguez Acosta Márquez y las ventajas y riesgos de una “red de Business Angels”

Fernando Rodríguez Acosta defiende las muchas ventajas que una “red de Business Angels” ofrece tanto a inversores como a empresas. El aumento de confianza es posiblemente la mayor de todas.

Los responsables de una red se encargan de analizar las candidaturas de empresas y realizar el filtro que permita contar con proyectos de suficiente garantía para los inversores.

Una vez aceptadas las empresas participantes en la red, una ventaja adicional es la comentada posibilidad de la financiación múltiple. Para las empresas implica mayor facilidad de inversión, pero para los inversores es un manera de realizar su apuesta en diversos proyectos, sin tener que arriesgar demasiado en ninguno de ellos.

No obstante, Fernando Rodríguez Acosta Márquez advierte que esta práctica conlleva un riesgo importante y es el de que demasiados interlocutores tengan poder de decisión en el futuro comercial de la compañía, así como en las decisiones estratégicas de su desarrollo. Esto podría hacer peligrar el futuro tanto de la empresa como de su rentabilidad, por lo que es muy importante saber gestionar las responsabilidades, derechos y obligaciones de cada parte implicada, con el fin de evitar este tipo de soluciones.

fernando rodriguez acosta y los beneficios de los business angelsAquí también es imprescindible que todas las partes tomen constancia. Si bien las empresas deben fijar límites lógicos a los inversores, estos también deben saber delegar y confiar en el proyecto por el que han apostado.

Fernando Rodríguez Acosta explica que es una decisión difícil para un business angel, porque precisamente una de las características que lo define es la participación activa en el proyecto, incluso ofreciendo su red de contactos para impulsar más fácilmente el negocio.

La información constante de los responsables de la empresa con los inversores, de una forma directa, sencilla y transparente, permitirá fomentar esa confianza con la que delegar el futuro de la compañía en las decisiones de los que realmente son conscientes de sus posibilidades comerciales.

Dejar respuesta