Llega la época navideña y, con ella, la posibilidad de enviar una felicitación de Navidad a clientes, proveedores y socios estratégicos.

Esta herramienta de marketing es muy efectiva, si es utilizada de forma óptima y en base  la nueva legislación vigente.

Envío de felicitaciones a bases de datos de usuarios

Si hasta ahora enviábamos una felicitación de Navidad online a usuarios que teníamos en una base de datos, ahora tenemos que tener en cuenta que la nueva Ley de Protección de Datos puede suponer un problema para ello.

Si has adecuado toda la política de privacidad de la web y de tus usuarios, así como obtenido o confirmado el consentimiento explícito por el que permiten que les envíes este tipo de contenido al correo electrónico, entonces puedes aprovechar sin problema esta herramienta de marketing online.

Si no es así o no tienes seguro que esté todo al día, realiza una consultoría apropiada para, aunque sea el año que viene, no cometas ninguna infracción con este y otro tipo de envíos.

No vendas nada que no tengas que vender

La felicitación de Navidad tiene un fin último promocional. Algunas empresas pueden aprovecharlo con fines comerciales, pero no tiene por qué ser una constante.

El objetivo de este envío digital debe ser que desde la empresa se recuerda al usuario y se le desea que pase unas Felices Fiestas, consiguiendo con ello presentar también una positiva imagen de la compañía.

Si la naturaleza de tu negocio consiste en la venta de productos y servicios que pueden ser específicamente aprovechados en Navidad, puedes aprovechar la felicitación para recordarlo. Pero no enmascares una felicitación con una acción comercial. En lugar de ello, envía un newsletter comercial aprovechando esta época del año y diferenciando claramente tus objetivos.

Propósitos de Año Nuevo

Una acción promocional importante con la felicitación navideña es la exposición de hitos programados para el año entrante.

Si, por ejemplo, se trata de una empresa que es fabricante y comercializadora de productos, puede exponer una agenda con las fechas de lanzamiento de las novedades ya anunciadas previamente.

En caso de ser una empresa o profesional con actividades en eventos comerciales, deportivos, de entretenimiento, etc. es posible incluir una agenda de actos en la felicitación navideña. Sería un programa de actividades para el Año Nuevo, con el que incentivar la fidelidad del usuario o incluso motivar la compra de entradas o, como mínimo, su futura asistencia a estas citas.