En el marketing online las redes sociales son ya un elemento imprescindible para cualquier empresa. Sin embargo, además de las páginas y perfiles corporativos, también es necesario realizar un poco de control con respecto a los profesionales de la compañía y sus participaciones en social media.

El caso de Elon Musk en Twitter

Hay muchos ejemplos de la recomendación del control de publicaciones de los profesionales en redes sociales. Uno de los más recientes ha sido el de Elon Musk, fundador y presidente de Tesla.

Unos mensajes en Twitter en agosto de 2018 han provocado la sanción del regulador de Wall Street, tanto económica como corporativa. Le acusan de fraude por publicar mensajes que han provocado la subida del valor de las acciones de la compañía.

Profesionales, redes sociales e imagen empresarial

Por descontado, cada individuo puede tener sus propias redes sociales. Sin embargo, cuando su figura se vincula a la de una empresa y, sobre todo, si las publicaciones están en relación a su actividad profesional y de la compañía, debe mantenerse un control o directrices sobre qué puede publicarse, cómo debe hacerse y dónde es posible.

En juego se encuentra la propia imagen empresarial, uno de los elementos más importantes en el marketing online, porque afecta tanto a la reputación de la compañía en Internet, como también a los intereses comerciales de la empresa.

Otro caso es el de empleados de una empresa que la critican o fomentan una mala imagen de ella. Un tópico es el de una fotografía de un empleado de coca-Cola con una botella de Pepsi en su almuerzo.

Este tipo de publicaciones pueden tener consecuencias laborales (despido del empleado) y promocionales (mala imagen de la compañía desde dentro hacia afuera). El control en estos casos es menos asumible, pero sí puede fomentarse buenas prácticas entre los profesionales de una empresa con el fin de prevenir estas situaciones. Es más, se puede incentivar acciones con las que la afinidad entre empleados y compañía sea mayor y se constate en las redes sociales, precisamente para evitar estas situaciones.

Ética y responsabilidad en redes sociales

El debate sobre el uso de redes sociales de empleados de una empresa ha existido desde que la reputación online ha presentado una gran dependencia de estas publicaciones. La imposición y obligatoriedad de control es permisible en algunos casos como en el de directivos que utilizan sus cuentas específicamente para comunicados de empresa. En el resto de casos, no obstante, es preferible fomentar una ética de responsabilidad y buena relación con la compañía a esperar que suceda un caso de crisis de reputación online y se actúe cuando ya ha estallado.