Cuando un cliente sale de nuestra tienda (ya sea un ecommerce o un comercio físico), queremos que vuelva. Es lógico.

Para ello tenemos dos opciones. Podemos confiar en la satisfacción del cliente en la compra de un producto o disfrute de un servicio o bien podemos incentivar su regreso. Como es lógico, la segunda opción es la más recomendable, siempre que la realicemos correctamente. Para ello contamos con varios recursos a nuestro alcance.

Newstetter periódicos y personalizados

Por descontado la forma más directa de incentivar a un cliente que regrese es mediante la publicidad con newsletter. No obstante, la ley se ha endurecido en los últimos meses, por lo que recomendamos en la medida de lo posible contabilizar, identificar y registrar la autorización de los usuarios para la recepción de este contenido promocional.

Además, es preferible aprovechar la estrategia de newsletters personalizados, dado que con ellos se promociona de forma directa y relacionar aquellos productos más interesantes para nuestros clientes. Es mucho más rentable que la promoción de nuestros productos y servicios de forma general a todos los usuarios que autoricen la recepción de publicidad promocional.

Estrategias de afinidad por redes sociales

Algunas empresas aprovechan estrategias de afinidad. Por ejemplo, en Ikea se promociona la afinidad por la obtención de un carnet de socio gratuito.

No es necesario dedicar la publicidad de forma directa a estos usuarios. O, al menos, no es algo incompatible.

No obstante, en redes sociales podemos incentivar dicha afinidad mediante la publicación y difusión de promociones. En estos casos las empresas suelen publicitar las ventajas de ser socio en publicaciones esporádicas.

Se consigue un doble objetivo con ello. Por un lado a los socios se les motiva a regresar a la empresa para aprovechar dichas promociones. Por otro lado, también se anima a los usuarios a convertirse en nuevos socios, para aprovechar precisamente las ofertas publicitadas.

Publicidad con retargeting

El retargeting consiste en el mejor ejemplo de publicidad en Internet con la que incentivar a los usuarios a volver a interesarse por la empresa.

De hecho, no es necesario que hayan realizado una compra previa, sino simplemente que hayan buscado un producto que esté presente en nuestro catálogo comercial.

Obviamente el retargeting funciona mejor cuando se realiza hacia usuarios que hayan visitado con anterioridad nuestra página web o tienda online. Estos usuarios se han interesado de forma potencial por nuestros productos, pero puede que no hayan terminado su compra.

Con el retargeting, se les anima a finalizar la operación, ya sea con o sin ofertas concretas sobre la misma, pero con las mejores oportunidades como para conseguir que finalmente el cliente adquiera nuestro producto.