En la actualidad casi todos los profesionales, independientemente de su sector, utilizan el correo electrónico para comunicarse con sus clientes. Si bien el WhatsApp ha ido ganándole partido, es posible que en los próximos meses recupere terreno, al imponer la tasa de WhatsApp Business a las compañías que utilicen el sistema de mensajería instantánea.

Por ese motivo, además de por las razones promocionales que presentan al correo electrónico como uno de los elementos más favorables, te ofrecemos este manual de buenas prácticas, con el que aprovechar en todo lo posible y, sobre todo, de forma correcta, este elemento online tan útil para muchos objetivos.

El email y su formato de carta

El email es, ante todo, una forma de comunicación y, por tanto, tiene sus propias reglas de uso. Una de las más importantes, que se está perdiendo precisamente por el uso continuo de la mensajería instantánea es el formato de carta que contiene.

No dudes en saludar y despedirte de tus clientes o proveedores en cualquier correo electrónico que envíes. La formalidad puede variar en cada caso, pero siempre debe estar presente este tipo de elementos, con el que se garantiza cercanía con cordialidad, profesionalidad con saber estar. Una buena imagen propia que se consigue fácilmente con un «Hola» y un «Saludos cordiales».

La firma en el correo electrónico

Todo correo electrónico dispone de un espacio para la firma digital que deberías aprovechar. Se trata de un espacio directamente funcional para la promoción de tu negocio.

Además de los indicativos de contacto que aproveches (número de teléfono, dirección de la oficina), no dejes pasar la oportunidad de incluir tu website y, si es aplicable, las redes sociales enlazadas donde estás presente.

La forma en el correo electrónico también sirve para hacer una estrategia de branding. Intenta que esté presente tu logo, tus colores corporativos y algún eslogan que siempre te acompañe y que, ahora más que nunca, por fin cobra sentido.

Haz saber si estás ausente

Un consejo es avisar a cualquier cliente o proveedor de unos días de ausencia, si es posible planificarlos. No obstante, también es bastante normal que a pesar de nuestras medidas preventivas, nos termine llegando un correo electrónico que espera respuesta inmediata.

Configura un email de respuesta automática, en el que se indique cuándo podrás estar de vuelta para atender sus solicitudes. Transmites buena imagen, contestas al cliente y fomentas una nueva toma de contacto próximamente.