Todavía no hay fecha oficial para la celebración de Amazon Prime Day, pero después de dos ediciones anteriores con gran éxito, nadie duda de la efectividad de esta estrategia de marketing ni tampoco de la gran acogida que tendrá entre los usuarios.

Amazon Prime Day es un día de rebajas en todo el portal de comercio electrónico. Los precios son tan atractivos, que todos los años rompe récords de ventas, En 2016, por ejemplo, este día vendió más que nunca en toda la historia, superando con creces incluso a Black Friday.

Sin embargo, Amazon Prime Day tiene una peculiaridad. Tal y como indica su nombre, está dirigido de forma exclusiva a los usuarios de su sistema Prime, una modalidad de suscripción que cuesta 19,95 euros al año y con el que los usuarios pueden obtener muchas ventajas, como recibir envíos en tan solo un día y sin coste.

Por tanto, lo más sorprendente no es solo que se venda más que nunca, sino que solo los usuarios Prime de la plataforma pueden aprovechar las rebajas. Esta estrategia implica que no solo se consigue un extraordinario balance en ventas durante este día, sino que además se promociona la suscripción a la modalidad Prime, consiguiendo de esta forma dos objetivos directos.

La rentabilidad de los días promocionales

Hoy en día estas promociones son muy efectivas, pero difíciles de rentabilizar dado el gran volumen de días similares que todas las grandes empresas acogen. El Black Friday ha demostrado este año en España que es capaz no solo de impulsar las ventas durante un día, sino de toda la campaña navideña, de manera que su utilidad no es puntual.

Mucho menos podría decirse que es contraproducente. Hace dos años Black Friday fue cuestionada como fecha promocional porque en España se vieron reducidas las ventas de días posteriores y la campaña navideña obtuvo menos visitas de clientes. Sin embargo, otros factores, entre ellos el comercio electrónico, fueron causas más relacionadas con ello.

Un año después Black Friday demostraba su efectividad igual que lo haría a los pocos meses también Amazon Prime Day.

El único riesgo al que se somete la empresa que acoge esta estrategia es que los clientes rechacen las compras días anteriores por esperar la rebaja correspondiente en productos que les interesan. Sin embargo, Amazon consigue mitigar este problema, al no identificar la celebración con una fecha repetida todos los años.